El puente de la vida

Todos estamos sujetos a los ciclos de la vida. Nacemos, vivimos y morimos.

Amo la mitología; así que encontrar el cuadro de “El Puente de la vida” de Walter Crane fue como encontrar un amuleto mágico. El buen Walter nació en Liverpool en 1845 y era pintor que se especializó en cuentos infantiles. Son célebres sus dibujos para la colección de los hermanos Grimm. Su obra, misma que aquí contamos, es una colección de mitos griegos y romanos, con ayuda de Wikipedia y otras enciclopedias desenrollaremos el hilo narrativo que cuenta la vida de un ser como tú o yo.

Comenzamos con el puente que se sitúa por encima de la laguna Estigia, lugar donde el barquero conduce las almas hasta el Hades. Es entre estas aguas que la memoria se pierde. El gran poeta Francisco de Quevedo en su soneto Polvo enamorado renuncia a dejar su memoria ahí: “Nadar sabe mi llama el agua fría y perder el miedo a la ley severa”.

El barquero con sus alas festivas entrega un nuevo ser; detrás de él las Moiras, Parcas o Fatas deciden su destino con el hilo 🧵 de la vida. La palabra griega moira significa ‘parte’ o ‘porción’,  la porción de existencia o destino.

Estas tres hermanas eran hijas de Nix la noche o Temis la justicia y la necesidad o el caos Ananké; ellas escribían el destino de los hombres en las paredes de un enorme muro de bronce y nadie podía borrar lo que escribían. Se dedicaban a hilar; cada hilo que salía de su rueca representaba una vida humana. Hilaban lana blanca y entremezclaban hilos de oro e hilos de lana negra. Los hilos de oro significaban los momentos dichosos en la vida de las personas y la lana negra, los periodos tristes.

Láquesis para los griegos Décima para los romanos representa al pasado su nombre significa la que echa la suerte, ella medía con su vara la longitud del hilo de la vida.

Cloto representa al tiempo presente y su nombre significa hilandera, hilaba la hebra de vida con una rueca y un huso. Su equivalente romana era Nona, originalmente invocada en el noveno mes de gestación. Entretejía las vidas o hilos para formar relaciones . Textos de vida.

Átropos representa al futuro inexorable’ o ‘inevitable’, es la que no puede ser desviada o eludida, cortaba el hilo de la vida. Elegía la forma en que moría cada hombre, cortando la hebra con sus «detestables tijeras». Su equivalente romana era Morta (‘Muerte’), y es a quien va referida la expresión “la Parca”.

En la tradición griega, se aparecían tres noches después del alumbramiento de un niño para determinar el curso de su vida. Y exclamar la dicha, aquello que representaría la suerte del recién nacido. Las novias atenienses les ofrecían mechones de pelo y las mujeres juraban por ellas.

Las Moiras también eran temidas y respetadas por los dioses. El mismo Zeus estaba sujeto a sus designios. La moira es inflexible como el destino, encarna una ley que ni los mismos Dioses pueden transgredir sin poner en peligro el orden del universo. La Moira es la que impide a tal o cual Dios acudir en socorro de un héroe determinado en el campo de batalla cuando ha llegado su “hora”.

Según Platón la armonía de las esferas o planetas se ordena como una escala musical que crea un concierto armonioso que responde al canto de las Moiras sentadas al rededor de su madre Necesidad: Cloto canta el presente, Átropos el porvenir y Láquesis el pasado.

Oración a las Moiras 

 Las invoco a ustedes, tres hermanas, vengan 

ustedes que bajo el árbol de la vida se encuentran. 

Bendíganme y cuídenme en este día. 

Esto pido y rezo en mi homilía. 

Poderosa Cloto, tu que tejes con amabilidad 

el hilo y el estambre de la vida a voluntad, 

que mi hebra sea suave pero resistente, 

así como la esencia del canto de mi vida presente. 

Poderosa Laquesis, tu que tramas con sensatez, 

y mides las telas de la vida con sencillez, 

entrelaza mi vida bellamente, 

con color y textura que a todos sea evidente. 

Poderosa Atropo, tu que haces una incisión 

en las telas e hilos de la vida con tanta precisión, 

concédeme ahora otro día, para luego, 

agradecértelo, esto te ruego. 

¡Ustedes poderosas tres hermanas, vengan! 

Las que debajo del árbol de la vida se encuentran, 

por cada día que me despierto, 

acepten mi agradecimiento. 

Cuando Átropos corta el hilo de vida, los parientes lloran a los muertos , cantando la Moiralogia ( ” palabras de los sinos” ) para guiar su viaje al inframundo . Las mujeres griegas modernos todavía cantan estos conjuros funerarios.

Pero volvamos a la vida. El bebé 👶 es entregado a la madre, detrás de ella hay un aguador, así que podemos pensar que nació bajo el signo acuario. Posteriormente, el niño 👦 es amamantado al pie 🦶 de la escalera que representa el crecimiento. La madre ayuda al niño a caminar, a avanzar por la escalera. En el tope de esta, el mentor enseña al niño a leer. El adolescente juega con su compañera entre burbujas de jabón, custodiados por la Aurora, la diosa del alba, o quizás Ananké la necesidad, que resguarda el hilo 🧵 dorado, sostiene un ovillo con un hilo dorado; nos recuerda el hilo de Ariadna que le dio a Teseo para sacarlo del laberinto. También nos recuerda el hilo de la vida, de las Parcas. Es una imagen que nos guía a pensar sobre el camino que recorremos en la vida. La pareja une su vida, la novia con su túnica naranja y su corona 👑 de 💒 bodas, mientras cupido 💘 lanza sus flechas a los amantes. Las 3 gracias reparten sus bondades a la pareja madura que se encuentra al centro del puente. Eufrosine, Talía y Áglae, o Aglaya. Eran las diosas del hechizo, la alegría y de la belleza encargadas de presidir todos aquellos eventos en los que el placer fuese el ingrediente principal como las buenas comidas y banquetes. El hombre 👨 a mitad de su vida tiene en la mano 🤚 viandas de abundancia, el dios Hermes que representa la comunicación y el comercio adornan la vida de esta alma mayor, la Victoria alada le asienta su corona 🤴 de olivos. A sus pies el sátiro con su flauta de Pan la agarra la pierna , suponemos que para simbolizar la lujuria. El descenso del puente lo anuncian 3 mujeres, una de ellas la diosa Fortuna 🔮 con su rueda y la diosa tique con una bolsa 👜 de monedas. Representaciones ambas de la suerte y el destino, la primera romana, la segunda griega. Hermes dios del comercio, la comunicación y los ladrones, intenta tomar la bolsa del dinero, mientras nuestro hombre caído entre ellos nos muestra los sinsabores de la vida. Las penas se hayan sentadas en la escalinata de descenso, postrada con Atlas que carga la esfera terrestre en la espalda. Nyx la noche anuncia el descenso de nuestro protagonista ahora anciano 🧓.

Todos estamos sujetos a los ciclos de la vida. Nacemos, vivimos y morimos. El ciclo es nacimiento, existencia, muerte y renacimiento. El poeta Rainer Maria Rilke dice:

“Death is our friend precisely because it brings us into absolute and passionate presence with all that is here, that is natural, that is love… Life always says Yes and No simultaneously. Death (I implore you to believe) is the true Yea-sayer. It stands before eternity and says only: Yes.”

La muerte es nuestra amiga precisamente porque nos lleva a una presencia absoluta y apasionada con todo lo que está presente, eso es natural, eso es amor … La vida siempre dice Sí y No simultáneamente. La muerte (te suplico que lo creas) es la verdadera afirmación. Se encuentra antes de la eternidad y solo dice: Sí.

La idea del hilo conductor de nuestra existencia proviene de varias fuentes mitológicas. La diosa Neith del antiguo Egipto era una tejedora que tejió todo el mundo en su telar. En el mito teutónico, las Nornas, son tres seres divinos femeninos que tejieron el destino y dieron vida a significados secretos, al igual que las aludidas Fatas.

En el suroeste de Estados Unidos, la abuela mujer araña 🕷 hace girar toda la vida a partir de los hilos brillantes en su vientre. La Diosa, Ananké o Necesidad que es la que se muestra en el cuadro,  controla la vida de cada ser humano a través del hilo dorado del Destino. Se representa sosteniendo un huso que señala el comienzo del cosmos junto con el dios del tiempo Cronos.

Uno de los regalos poéticos más sorprendentes de William Strafford es su tema del hilo dorado. Él cree que cada vez que se establece un detalle en el lenguaje, se convierte en el final de un hilo … y cada detalle: el sonido de la cortadora de césped, el recuerdo de las manos de su padre, se borda un nuevo detalle en el telar de nuestra historia.

Todos y cada uno de nosotros estamos siguiendo nuestro propio hilo. El poeta Denise Levertov tiene un poema muy interesante llamado El hilo. En este poema, conecta la idea de un hilo de manera más sólida con lo que podríamos llamar el propósito vital

The Thread 

Something is very gently, 

invisibly, silently, 

pulling at me-a thread 

or net of threads 

finer than cobweb and as 

elastic. I haven’t tried 

the strength of it. No barbed hook 

pierced and tore me. Was it 

not long ago this thread 

began to draw me? Or 

way back? Was I 

born with its knot about my 

neck, a bridle? Not fear 

but a stirring 

of wonder makes me 

catch my breath when I feel 

the tug of it when I thought 

it had loosened itself and gone. 

 

El hilo 

Algo muy sutil 

e invisible, en silencio,  

tirando de mí, un hilo  

o una trama de hilos  

más fino que la telaraña  

y tan elástico. No he probado 

Su fuerza. Sin gancho de púas  

me atravesó y me desgarró.  

Sucede que no hace mucho  

este hilo ¿comenzó a dibujarme?  

O ¿me destejió de vuelta? ¿Era yo 

quien nació con un nudo  

sobre el cuello, una brida?  

Sin miedo, pero una puntada maravillosa 

me hace recuperar el aliento  

cuando siento el tirón  

cuando pienso que  

se habrá soltado y descosido.  

Algo gentil, invisible y silencioso tirando de ti. Este hilo te conecta con el propósito de tu vida. ¿Qué estás llamado a hacer? El hilo dorado es una línea de preguntas: ¿Quién soy yo? ¿A dónde voy? ¿Cuál es el significado de la vida? ¿Qué sucederá cuando llegue al final del hilo? El Hilo Dorado te lleva hacia adentro para que puedas sacar lo que está dentro de ti:

“Si sacas lo que está dentro de ti, te salvará. Si no, te destruirá ”.

Junto a nuestros protagonista, ya anciano, un hombre muerde una manzana 🍎. Quizás sea la

Manzana de la discordia. Una dama con un antorcha es probablemente Hécate, diosa de los márgenes tránsitos y umbrales. Diosa lunar, que se manifestaba en la oscuridad de la luna. Volvemos así a las Moiras que cortan el hilo de vida ( en realidad parece haber sólo una, Átropos, la otra mujer podría ser la viuda que parece tirar la corona de olivo)y en la barca del Caronte el cadáver del hombre viaja hacia el Hades custodiado por Tanatos,  personificación de la muerte no violenta. Su toque era suave, como el de su hermano gemelo Hipnos, el sueño. La muerte violenta era el dominio de sus hermanas amantes de la sangre, las Keres, asiduas al campo de batalla. Su equivalente en la mitología romana era Mors.

Tanatos era una criatura de una oscuridad escalofriante usualmente representada como un joven alado con una tea encendida en la mano que se le apaga o se le cae, el color de pelo se representa negro con ojos del mismo color, puede dar parte de su poder a quien quiera. hijo de Nix, la noche, y gemelo de Hipnos (sueño) el cual mediante el sueño anulaba cada noche a los mortales en un intento de imitar a su hermano mayor, insinuando que ambos hermanos luchaban cada noche por quién se llevaría a cada hombre.

Así el círculo se cierra y la historia, el tejido 🧶 comienza de nuevo, con un hilo 🧵 nuevo.

Compartir:

Acerca de Regina Freyman:

Descubre otras columnas:

Fany Ochoa

El derecho a la pereza

Pero entre más lo he estado pensando, más caigo en cuenta de lo mucho que no parece racionalizado.

Bertha Balestra

Ardores tropicales

Por otra parte, redactaba largas páginas a partir de sus observaciones sociales y políticas.