Consejos para escribir de Ray Bradbury

Por lo mismo, tomar consejos de escritura de tal figura es natural y necesario.

Si no es ya aparente, permítanme aclarar: Ray Bradbury es uno de mis escritores favoritos. No solo por las ideas que plantea en sus historias, sino también su poética escritura mezclada con el mundo de la ciencia ficción. Sus cuentos, libros y poemas son únicos y nos ayudan a ver mejor el presente, imaginar el futuro y nos ofrecen una fugaz mirada al emocionante interior de este increíble escritor.

Por lo mismo, tomar consejos de escritura de tal figura es natural y necesario. En el 2001 durante un simposio de escritores de la Universidad Nazarena de Point Loma en San Diego, California, dio un breve discurso en el que detalla algunos consejos que puede ofrecer a cualquiera que quiera poner pluma sobre papel. El video de la charla puede ser encontrado en línea sin problema alguno y, aunque les recomiendo escucharlo directo de la voz del escritor, me di a la tarea de resumir sus consejos en una pequeña lista.

  1. No hay que comenzar escribiendo novelas: el razonamiento de Bradbury detrás de esta idea es muy simple, ya que cuando eres un escritor novato es difícil hilar adecuadamente una historia tan larga. Al contrario, él aconseja que se mantenga buena higiene al escribir y que todo nuevo escritor se enfoque en una historia corta a la semana. “No importa cuál sea la calidad al comenzar, al menos estás practicando. Y al final del año tendrás 52 historias cortas, y te reto a escribir 52 historias malas. No se puede”. Después de un tiempo una historia llegará que sea realmente buena. Aprenderás a encontrar ideas y condensar tus historias, así como ser productivo.
  2. “Puedes amarlos, pero no puedes ser ellos”: Bradbury enlista algunos de sus escritores favoritos y aconseja tener en mente que es importante admirarlos, pero entender tus propios textos serán diferentes y está bien.
  3. Leer historias cortas de calidad: para poder escribir algo digno de leer, es importante estar versado en buenos escritores. En la charla, Bradbury menciona algunos de sus favoritos: Roald Dahl, Guy de Maupassant, John Cheever, Richard Matheson, Nigel Kneale y John Collier. Además también menciona que ver películas es muy importante, de preferencia viejas.
  4. Estudia sobre todos los ámbitos: “Lee un ensayo por noche por 1000 noches, de diferentes disciplinas. […] Cada noche llenarás tu cabeza de un cuento, un ensayo, y al final de 1000 noches estarás lleno de ideas y metáforas nuevas, que se mezclarán con tus propias ideas y experiencias, y de la gente cercana”.
  5. Deshazte de amistades que no te apoyan: menciona que si se burlan de tus aspiraciones, lo mejor es hacer una llamada cuanto antes y “despedirlos”.
  6. Vive en la biblioteca: podría ser una sorpresa, pero Bradbury no fue a la universidad -inclusive estaba en contra de la institución para los escritores. Sin embargo, pudo adquirir todo el conocimiento y cultura posible porque leía todos los libros disponibles, de todas las áreas.
  7. “Escribir no es un asunto serio”: muy firmemente asegura que es importante alejarse de los escritores que lo ven como un trabajo. “Si es trabajo, aléjate, haz otra cosa”. También menciona que si te bloqueas al escribir es porque no lo estás disfrutando y, de nuevo, es mejor dejarlo. “La felicidad de escribir es lo que me ha impulsado toda mi vida”.
  8. No entres al mundo de la escritura esperando hacerte de dinero: “Olvídalo, no funciona así” menciona el escritor. Continúa describiendo cómo hasta los 37 años tuvo suficiente dinero para comprar una casa, pero para ese entonces ya tenía 4 hijos con su esposa Marguerite McClure, quien tomó un voto de pobreza para casarse con él. Solo así pudo Bradbury escribir únicamente las cosas que le importaban, y no pensar en lo que podría vender porque así no sería auténtico.
  9. Escribe sobre lo que amas, odias y a lo que le temes: pero con tus odios y tus miedos, es mejor matarlos a través de tu escritura.
  10. Asociación libre: escribe todo lo que se te ocurra y deja que las ideas y las palabras se unan entre ellas.

Bradbury termina la charla con una idea simple, pero importante: “Lo que están buscando [como escritores], pero que quizás no lo saben… lo que estás buscando en tu escritura y en tu vida es que una persona se te acerque y te diga: ‘te amo, por lo que haces. […] Oye, estás bien. No estás loco como dice la gente'”. ¿Qué más podemos esperar? Es una aspiración universal el tener reconocimiento y amor, y qué mejor que por algo que te llena de vida.

Compartir:

Acerca de Fany Ochoa:

Descubre otras columnas:

Bertha Balestra

La noche iluminada

Alcanzaron las faldas del cerro de Cuatlapanga, donde el guía comenzó a narrar la leyenda.