Amor en línea

Me gusta el amor moderno, porque nos conecta de más modos.

Me puse a leer Modern Love, porque últimamente todas las relaciones se convirtieron en relaciones a distancia y los mensajes de texto, las selfies y los stickers se volvieron más importantes que nunca.

El amor digital tomó tanta fuerza que Tinder decidió hacer gratis su modo de pago y podías conocer gente de todo el mundo.

La verdad es que se me hizo muy interesante cómo había miles de mujeres que en vez de buscar a personas a pocos kilómetros de distancia, estaban más interesadas en buscar conocer a alguien al otro lado del mundo.

Me pareció un acto romántico, el estar dispuesta a cruzar un océano por ir a conocer a una persona, además de que mi feed en TikTok estaba lleno de historias de relaciones a distancia exitosas.

Y por eso les quiero compartir lo que aprendí de Modern Romance:

Me di cuenta que a veces sobreestimamos el amor antiguo, cuando el amor moderno tiene muchas cosas que ofrecer.

Y decidí que me gusta el amor de ahorita, porque recorre el mundo por otra persona, porque no se queda en lo que quedaba cómodo, en una especie de resignación.

Me gusta el amor moderno, porque nos hace dar la vuelta al mundo para llegar a unos brazos, porque por él hacemos locuras.

Me gustan las fotografías de parejas en Instagram y las etiquetas a memes.

Me gusta ese peso que se le da a la pareja, ese “no me caso” porque no ha llegado la persona adecuada, porque cuando llega lo es todo.

Me gustan esas parejas interraciales, que adoptan lo mejor del otro, que se vuelven globales, que tienen hijos con mentalidades más abiertas.

Me gusta también ese amor que no tiene que ser compartido, que guardamos para uno mismo, ese no querer casarte si no quieres, esa no presión a nada – porque también es una forma de amor moderno-.

Me gustan las nuevas familias y los perrhijos, me gustan los sobrinos consentidos de las tías que decidieron no tener los suyos.

Me gustan las nuevas parejas, las relaciones homosexuales, las relaciones abiertas y el poliamor, me gusta que se repartan los labores del hogar, que se traten como iguales, me gusta que cada pareja haga lo que más le haga feliz.

Me gusta el amor moderno y los buenos días por Whatsapp, me gustan las selfies que conmemoran los momentos importantes y los audios que hacen latir el corazón muy, muy rápido.

Me gustan las playlists que nos dedicamos de Spotify y los videos que nos mandamos para hacernos sentir más cerca.

Me gusta cuando mi celular suena y tiene una notificación tuya, cuando respondes mis historias o le das me encanta al comentario en el que te etiqueté.

Me gusta el Netflix and chill y las capturas de pantalla que guardan los mensajes más bonitos, me gusta que no nos tengamos que aguantarnos hasta vernos para poder saber del otro.

Me gusta el amor moderno, porque nos conecta de más modos.

Compartir:

Acerca de Jessica Correa:

Descubre otras columnas:

Fany Ochoa

Hic incipit pestis

Claro, que si en estos días uno se siente más inspirado a sentarse y crear, nadie va a estar en contra.